Cookie: Nuestra página usa cookies. Más información sobre nuestra política de cookies Aceptar
Cerrar
Has cambiado de campaña, pero tu carrito no se ha cambiado.
Has cambiado de campaña y por eso, se ha cambiado tu carrito

Se Rompe el techo de Cristal

Te has puesto a pensar: ¿por qué si las mujeres representamos más de la mitad de la población en el mundo, los cargos de liderazgo en lo económico, político y social asumidos por mujeres son tan pocos? Eso es lo que se denomina Techo de Cristal.

Caminata rosa Avon

 

Me di a la tarea de adentrarme en el tema. De entender por qué pasó esto, cuál fue la cultura o entorno que propició este desbalance o inequidad y me centré en lugar de quejarme, en encontrar qué podemos hacer hoy para volver a la armonía entre hombres y mujeres como seres humanos complementarios, coequiperos. Esta publicación, el cuento “Se Rompe el techo de cristal” es parte de mi aporte.

Te invito para que juntas lo asumamos como un reto que después de que lo veas así, ya no tendrá reversa. El mundo no volverás a verlo igual porque te habrás puesto “las gafas de la equidad de género” y me encanta el simil porque sólo cuando tomas conciencia lo ves y desde ahí es que se construye, puedes generar cambios hoy.

Techo de cristal son esas barreras no explícitas -no se habla de ellas, no hay nada escrito en las organizaciones o entornos a los que quieres acceder. No hay límites claramente identificados que obstaculizan el ascenso o plan carrera de mujeres a cargos de dirección. Son límites que se imponen a las mujeres simplemente por serlo.

El acceso a liderar en el mundo laboral, social y político -a pesar del alto estandar o cualificación que puedan tener algunas mujeres que se han preparado para ser seleccionadas y promovidas- se ve truncado por el solo hecho de ser mujer.

Esa barrera es difícil de detectar, por eso se dice que es de cristal.

Alguna vez te has preguntado: ¿ser madre implica renunciar a la carrera profesional?

Pues si es tu decisión de vida, maravilloso. Pero que no sea una respuesta obligada por un entorno hostil que exige que la mujer deba quedarse en casa solo criando hijos e hijas. Se vale trabajar y sentir que eres una buena mamá.

Para muchas mujeres la doble jornada laboral de empleadas y madres es agotadora. Pedir “ayuda” a sus esposos o compañeros para algunas es incómodo porque crecieron creyendo que deben ser ellas quienes se encarguen de todo. Los hombres en la cocina… (completa el dicho popular). Ja!, lo hiciste? Repite conmigo: Se vale compartir las tareas del hogar. Siiii querida!!!

¿Por qué un cuento?

Porque mientras más fácil se aborde la temática, más cercana y más entendible se perciba, mayor será la identificación y apropiación de la realidad. Sentiremos que podemos ser parte de la solución y ahí ya está la mitad del camino.

Hoy 600 empresas de Colombia utilizan este cuento que escribí “Se Rompe El Techo de Cristral” como pieza pedagógica de inclusión laboral con política de equidad de género. Úsalo, por algo llegó hoy a tus manos.

Conciencia global

Desde los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la ONU invita a las naciones y organizaciones a repensarse desde la promoción y generación de equidad. Sellos como Equipares del Ministerio de Trabajo, hacen que las compañías quieran revisarse y definir qué puedo hacer hoy en mi empresa por la equidad?. Esta misma reflexión es abordada por los principios de empoderamiento (Siglas en inglés WEP’s) así como rankings de equidad de género como el de Aequales.

Pequeñas acciones o los llamados empujones de comportamiento pueden acelerar el cambio. Creo en las cuotas, en la paridad. No va a ser perfecto en un comienzo pero va a ser y podemos pulir el proceso comenzando por la curva de vida de mujeres en la organización. Así, teniendo claro que vamos a necesitar talento femenino en cargos de liderazgo así como masculino, abordaremos la selección y entrenamiento de talento con esa premisa: Busquemos ambos, hombres y mujeres con talento para nuestra organización. Al comienzo tendremos que hacer búsquedas más exhaustivas porque ahí también hay un tema de visibilidad implícito. Podemos generar entonces procesos de coaching y mentoría, asi como de entrenamiento a mujeres que puedan ascender en la organización, propiciaremos la sucesión basada en competencias duras y blandas con planes de formación con este propósito. NO será al azar, será una política y esto facilitará el avance, ya no habrá excusa.

Hacer visibles los logros de mujeres también ayudará a eliminar los llamados sesgos inconscientes y a potenciar que otras mujeres piensen: Si ella puede, yo también lo puedo lograr. Y a que otros hombres

Desde que nacemos

Pon atención a las creencias no empoderadoras. Los juguetes, los juegos son pedagogía pública. Desde temprana edad les decimos a las niñas qué está bien y qué no, hasta donde pueden llegar o soñar, cuáles son los oficios o carreras que son para mujeres, etc. Se vale jugar a ser gerentas, a administrar el dinero. Se valen las mujeres en el mundo de las ciencias, tecnologías, ingenierías, las matemáticas. Las que juegan a crear… las que se ensucian!

  • Creo en un mundo 50 – 50 en el que hombres y mujeres, niños y niñas, puedan desarrollarse con igualdad de oportunidades, sin discriminación por sexo.
  • Creo en la sororidad: mujer que apoya a mujer y en los hombres que creen en las mujeres y las potencian.
  • Creo en la autonomía económica como herramienta para eliminar las violencias contra las mujeres.
  • Creo en el acceso y ascenso en el mundo laboral.
  • Creo en personas como TU, empresas, instituciones y países que promueven las buenas prácticas de equidad de género.
  • Se vale: ¡Romper El Techo de Cristal!

Regálate 20 minutos para tu vida. Compártelo. Este es un tema de mujeres y de hombres. Juntos cambiamos el mundo.

Gracias a AVON y a Fundación AVON por querer regalar este cuento en el marco del día de la mujer. Maravilloso regalo.

HAZ CLIC PARA ESCUCHAR EL CUENTO

Comparte con tus amigos

Otros artículos

{{::article.Title}}
{{::article.Title}}

{{UI.LoadingMessage}}
[View|Representative_Attach_Not_Available]